Fundamentación Lema 2014/2015

2015 es el Año internacional de la LUZ declarado por la ONU. Este fue el punto de partida porque nos pareció que tenía muchas posibilidades de orientación pastoral.

El lema juega con la palabra “LUZ” en mayúsculas; con el sol como símbolo del “sol que viene de lo alto”, y fuente de la vida; con la “T”, que podemos abarcar tres acepciones simbólicas: la cruz… la personalización “te” y el signo “mas”, pudiendo derivar todos ellos a planteamientos catequéticos.

Proponemos un proceso para desarrollar en las distintas actividades a nivel local, que nos conduzca desde el descubrimiento del Dios, que me crea por amor y me regala los dones que me dan “luz” y me hacen “luz”, hasta la necesidad de ser luz para otros y contagiar esa luz, pasando por la consideración de aquello que me hace debilitar la luz, apagarla o no ponerla en juego, y la posibilidad de volver a lucir (“re-lucir”), dejándome conducir, limpiar, mirar…por Jesús. En este proceso “LUZeT” sería el punto de llegada.

El itinerario que seguimos se basa en la experiencia de los EE, pero no se ciñe exclusivamente a jóvenes católicos sino que creemos que se puede aplicar a otras creencias así como a realidades en las que predomina el agnosticismo o indiferentismo religioso, pues el tema de la luz puede servir para iniciar a los jóvenes en el acceso a la trascendencia y en el cuidado de la interioridad.